EEUU superó el millón de muertos por coronavirus y Biden pide al mundo no bajar la guardia

El coronavirus volvió este al centro de la atención internacional luego de que Estados Unidos superara el millón de muertes por Covid-19, en medio de un repunte de casos y en coincidencia con una cumbre virtual en la que el presidente Joe Biden llamó a líderes de todo el mundo a no bajar la guardia y se comprometieron más de 3.000 millones de dólares para hacer frente a la pandemia.

«Hoy alcanzamos un trágico hito: un millón de vidas estadounidenses perdidas por la Covid-19. Un millón de sillas vacías en torno a la mesa», lamentó Biden durante la cumbre virtual, la segunda en pocos meses dedicada a la pandemia desde su inicio en China a fines de 2019, informó la agencia de noticias AFP.

Estados Unidos es el país más enlutado por la pandemia y el primero en superar el millón de decesos.

En un comunicado separado, Biden ordenó que las banderas flameen a media asta en todos los edificios y lugares públicos de Estados Unidos en homenaje a aquellos que perdieron sus vidas.

El mandatario llamó al Congreso a aprobar más fondos para las campañas de testeo y vacunación y para los tratamientos de infectados, en medio de la renuencia de los legisladores a acceder a un pedido del mandatario de 22.500 millones de dólares adicionales para contener la expansión del coronavirus.

Durante la cumbre, Biden pidió mantenerse vigilantes frente a esta pandemia y hacer «todo lo posible para salvar tantas vidas como sea posible (…) con más test, vacunas y tratamientos que nunca antes».

Esta reunión constituye «una oportunidad para renovar nuestros esfuerzos para mantener nuestro pie sobre el acelerador a fin de poner esta pandemia bajo control y evitar futuras crisis sanitarias», agregó, informó la cadena CNN.

La cumbre internacional derivó en nuevos compromisos financieros por más de 3.000 millones de dólares, de los cuales 2.000 millones se destinarán a una respuesta «inmediata» a la emergencia sanitaria, y 962 millones a un fondo del Banco Mundial para la prevención de futuras pandemias, según la Casa Blanca.

Estados Unidos anunció que aumentará su participación en este fondo en 200 millones de dólares, lo que elevará su aporte total a 450 millones.

En una declaración común, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y Biden prometieron trabajar juntos para resolver los problemas logísticos relacionados con la administración de vacunas en los países pobres.

La cumbre fue copatrocinada por Estados Unidos, Alemania (actual presidente del G7), Indonesia (actual presidenta del G20), Senegal por la Unión Africana y Belice por Caricom (países del Caribe).

Tras varios meses de aparente retirada del coronavirus en Estados Unidos, al que siguen en cantidad de muertes Brasil, India y Rusia, el país registra desde hace un mes un aumento diario de casos, tras la relajación de las restricciones y pese a la enorme disponibilidad de vacunas.

El aumento, producido en un contexto en que dejó de ser obligatorio el barbijo (se aconseja su uso en interiores), se debe a subvariantes de Ómicron más transmisibles que las cepas precedentes aunque sus efectos parecen menos graves, en un país donde el 66% de la población está vacunada -90% en el caso de los mayores de 65 años-.

Europa

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que más de 2 millones de personas murieron por coronavirus en Europa desde el inicio de la pandemia.

«Una etapa devastadora ha sido franqueada», dijo una vocera del organismo sanitario de la ONU.

En total, 2.002.058 de personas murieron de coronavirus de los más de 218 millones de casos registrados por la organización en la zona Europa de la OMS, que abarca los 50 países de Europa y tres más, de Asia central.

Tras un repunte experimentado durante las dos primeras semanas de marzo, la pandemia de coronavirus retrocedió desde entonces en Europa.

El número de casos positivos y muertes descendió respectivamente un 26% y 24% en los últimos siete días, según la OMS en Europa, donde más de dos años después de las primeras restricciones, la mayoría de los países del continente pretenden pasar página y quedan pocas restricciones.

A partir del próximo lunes, debido a la disminución de casos de coronavirus, la UE dejará de exigir el uso obligatorio de barbijos en aviones y aeropuertos.

Asia

En Corea del Norte, en tanto, un confinamiento total fue impuesto por las autoridades luego de que el Gobierno del hermético país comunista admitiera su primer brote de coronavirus, tras mantener durante más de dos años la afirmación de que estaba libre de la pandemia, puesta en duda por varias naciones.

La televisión estatal mostró al líder norcoreano, Kim Jong-un, llevando tapabocas por primera vez en público, al encabezar una reunión de emergencia tras el anuncio de los primeros casos de coronavirus, cuyo número no fue precisado.

Se teme que el brote tenga graves consecuencias, a la luz del deficiente sistema de salud del país, donde se estima que la mayoría de sus 26 millones de habitantes no están vacunados contra la Covid-19, tras haber rechazado las ofertas de dosis de la Organización Mundial de la Salud, China y Rusia.

Corea del Norte está rodeada de países que han enfrentado o aún se enfrentan a importantes brotes de la variante Ómicron como Corea del Sur o China, donde numerosas ciudades llevan semanas bajo estrictos confinamientos.

Entre ellos China, el principal benefactor y aliado de Corea del Norte, que le ofreció hoy ayuda para combatir el coronavirus.

«Como camarada, vecino y amigo, China está dispuesto a brindar todo su apoyo y ayuda a Corea del Norte en su lucha contra la epidemia», aseguró el vocero de la Cancillería china, Zhao Lijian.

Durante toda la pandemia, Corea del Norte se había vanagloriado de su habilidad para mantener el virus fuera de sus fronteras. En un desfile militar en 2020, Kim agradeció efusivamente a los ciudadanos y los militares los esfuerzos realizados.

Aunque los medios estatales han informado de medidas de «prevención de la epidemia», en un gran desfile militar el mes pasado en la capital ninguno de los miles de asistentes llevaban tapabocas.

Desde el inicio de la pandemia, las cifras de los países miembros reunidas por la OMS dan un total de 5,4 millones de fallecidos por Covid-19 en estos dos años.

De todas formas, el organismo afirmó el jueves pasado que estima que la pandemia provocó entre 13 y 17 millones de muertes en el mundo, de enero de 2020 a diciembre de 2021, el triple del total de los balances oficiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.