Alumnos de un colegio secundario drogaron a una docente porque era “muy exigente”

El hecho ocurrió la semana pasada en la localidad de Colonia Liebig, pero trascendió en las últimas horas. La víctima no sufrió consecuencias graves porque una de las alumnas alertó a la rectora de la institución. 

Un grupo de alumnos del colegio secundario «Antonio Baile» de la localidad correntina de Colonia Liebig, atentó contra una docente de la institución al colocarle “pastillas molidas en el termo”, según admitió uno de los arrepentidos.

Desde la escuela emitieron un comunicado de prensa en el que informaron que desde el momento que se tomó conocimiento de la “grave situación”, el equipo de la conducción se comunicó “inmediatamente con las autoridades” y organismos pertinentes, para “emprender las acciones pertinentes”, de acuerdo a la “normativa legal vigente y con el resguardo debido de la integridad psicofísica de los afectados”.

A la vez, solicitaron a la comunidad “que no se haga eco de los trascendidos de las redes sociales, ámbito donde no se resolverá el problema sino que solo agrava y menoscaba los derechos de menores”. 

Testimonios

En declaraciones a la prensa, el padre de la profesora afectada, Hugo Correa, contó que esto pasó  «el martes a las 9 de la mañana, cuando recibo una llamada desesperada donde me pide que la llame». Ella le contó que “tomó conocimiento de lo sucedido gracias a que una alumna dio aviso a la rectora de la institución”.

Según detalló, le pusieron»pastillas molidas en el termo».  «En un principio, querían  ponerle veneno para ratas,  pero le pusieron otras», dijo el hombre. En esa línea relató que la víctima estaba dando clases en 2º año cuando “ingresó la rectora y preguntó quién había hecho eso». «Nadie se hacía cargo, hasta que los amenazó de que iba a amonestar a todo el curso, y fue ahí que una chica se hizo cargo»,  contó. Además, Hugo aseguró que  cuenta con todas las pruebas y que se realizó una exposición en la comisaría local. 

Por su parte,la docente se expresó en sus redes sociales. Sostuvo que “dicen que por ser una profe exigente y buscar que mis alumnos aprendan, sean personitas de bien, con un futuro digno de cada ser humano, el día martes,  terminé siendo internada por la actitud de un grupo de alumnos que atentaron contra mi vida  sin medir la gravedad de sus actos”. «Estoy destrozada psicológicamente y marcada por los pinchazos generados en el hospital,  porque tan grave fue que quedé internada inconsciente por casi 5 horas  y aún desconozco las secuelas de tan atrocidad sobre mi persona», agregó la docente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *