Ana Rosenfeld habló de lo que sucede en LAM con Yanina Latorre cuando se apagan las cámaras

Desde que la abogada se sumó al programa de Ángel de Brito fue criticada por su trabajo como panelista.

Luego de lo que fue el doloroso momento en el que enviudó, Ana Rosenfeld intentó salir a flote buscando no quedarse en su casa. En alguna oportunidad contó que llegar al hogar y no encontrar a Marcelo Frydlewski le genera un gran dolor. Seguramente por esto, buscó más actividades para su diaria, para no tener tiempo de poner su cabeza en funcionamiento con este tema.

Así fue como, por pedido de Ángel de Brito, desembarcó en LAM. Sin embargo, su rol como panelista provocó que los cuestionamientos estén a la orden del día. La tensión se percibe cada vez que interviene. Hasta Estefi Berardi, que recién se suma, también se le anima a cuestionarla.

Pero la guerra más fuerte la tiene Yanina Latorre, con quien no tienen nada en común, no se llevan bien, y tampoco se preocupan por disimularlo. De esto habló la abogada en una charla con Por si las moscas (La Once Diez). “No tengo ningún tema personal con Yanina Latorre, no acepto la falta de respeto”, comenzó.

Luego añadió: “Yo no genero odio, bronca y envidia. No hay vínculo con Yanina, cuando se apaga la cámara no tengo nada que hablar. Yo no llevo data, no llevo info, a mi celular o a mis redes me llega información mía de trabajo, por eso acepté mi trabajo en LAM, acepté este rol porque sé que hoy todo pasa por Tribunales”.

“Tengo 67 años, casi 49 de profesión, con lo cual he transitado mucho, tengo muchos sueños cumplidos, muchos recuerdos, la exposición trae consecuencias, no todo el mundo está preparado para sentarse en un lugar y ser criticado. Estar en el ojo de la tormenta porque no gusta mi opinión porque digo algo autoreferencial…si me preguntan contesto, qué voy a hacer”, remarcó.

Por último, explicó porque muchas veces se queda en silencio y no aporta en ciertos temas: “Si en algún momento veo que no hay preguntas que tienen que ver con lo mío o no pueda dar datos que son útiles para el espectador, entonces sí porque ahí estoy usando una silla que puede ser útil para otro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.